Trabajo en equipo entre padres y terapistas claves para tratar el trastorno del procesamiento auditivo en niños

Los padres nunca dejan de preocuparse por la salud de sus niños y su desarrollo. Durante esta época del regreso a la escuela es normal que tomen un mayor interés por el desempeño académico de sus hijos.  Identificar situaciones en las etapas tempranas del aprendizaje académico es importante. Esto es vital para evitar problemas de autoestima, rezago y hasta depresión en los más pequeños.

Estas situaciones se conocen como el trastorno de procesamiento auditivo (TPA).  Con este trastorno, aunque el niño presente una prueba de audición negativa puede ser diagnosticado con ese problema. Los niños con TPA suelen tener una capacidad auditiva normal, el problema reside al momento de procesar y dar sentido a los sonidos que escuchan.

Para los adultos, es frecuente pensar que los niños con TPA aparentan estar distraídos, en especial en lugares con mucho ruido, que son lentos para entender o interpretar lo que se les dice y que tienen dificultad para seguir instrucciones verbales.

Las características más comunes para los niños con TPA son:

  • Retraso académico
  • Problemas de lectura
  • El o la menor presenta más dificultad en unas materias, que en otras
  • Rezago en el habla y lenguaje
  • Corto lapso de atención
  • Dificultad al comunicarse
  • Dificultad al escuchar cuando hay ruido
  • Intolerancia a sonidos de alta intensidad
  • Pedir con frecuencia que le repitan lo dicho
  • Problemas siguiendo la conversación con más de una persona a la vez
  • Se cansan mucho al final del día escolar

Para que el profesional de la salud haga un diagnóstico certero, se deben realizar una serie de pruebas exponiendo al niño a diversas señales auditivas para que este responda vía repetición o identificación de palabras distorsionadas acústicamente. Las pruebas se recomiendan para niños desde las edades de los 7 años.  Como en todo proceso de diagnóstico, existen unas personas claves en la vida de los niños que facilitarán el proceso de identificación del trastorno. Estas personas son los padres, los maestros o los proveedores de cuidado médico.

Características de niños que califican para las pruebas:

  • Tener siete años o más
  • Poder comunicarse verbalmente
  • Que pueda seguir instrucciones
  • No tener impedimentos cognitivos
  • Tener una prueba audiológica completa y una prueba de ABR, que no tenga más de tres meses de realizada.
  • No estar cansado o enfermo

Los padres no deben sentirse frustrados o sentir que están solos ante una situación como la descrita en este artículo. Todo problema tiene solución, en este caso identificar el trastorno a tiempo e ir al especialista adecuado es la clave.  Con terapias, paciencia y amor logrará que un niño que podía sentirse atrasado o fracasado enfrente su condición alcanzando el éxito en todos los aspectos de su vida. El apoyo familiar es de suma importancia para que el tratamiento progrese.

El autor del artículo es el Lcdo. Eugenio Gómez, audiólogo y director clínico de Precision Hearing and Balance Center. Para más información puede acceder a nuestras redes a través de https://www.facebook.com/precisionhearingpr, nuestra página web www.noesunchiste.com o a través del teléfono (787)493-0010.  Precision Hearing and Balance Center es un centro de evaluación de audición, con de 17 clínicas alrededor de la isla. Además, ofrece servicios de exámenes de audición, evaluación y venta de audífonos, evaluación del habla y lenguaje, rehabilitación aural, entre otros.