¿Cómo oímos?

El oído está dividido en tres secciones que conducen al cerebro: el oído externo, el oído medio y el oído interno

Oído Externo

El oído externo: El sonido viaja por el canal auditivo, chocando con el tímpano y haciéndolo moverse o vibrar.

Oído Medio

Las vibraciones del tímpano hacen vibrar los huesecillos del oído, lo que a su vez crea movimiento en el fluido del oído medio.

Oído Interno

El movimiento del fluido envía señales eléctricas por el nervio auditivo desde el oído interno hasta el cerebro. El cerebro interpreta estas señales eléctricas como sonido.

  • Oído Externo

    El oído externo: El sonido viaja por el canal auditivo, chocando con el tímpano y haciéndolo moverse o vibrar.

  • Oído Medio

    Las vibraciones del tímpano hacen vibrar los huesecillos del oído, lo que a su vez crea movimiento en el fluido del oído medio.

  • Oído Interno

    El movimiento del fluido envía señales eléctricas por el nervio auditivo desde el oído interno hasta el cerebro. El cerebro interpreta estas señales eléctricas como sonido.

Oído Externo

El oído externo: El sonido viaja por el canal auditivo, chocando con el tímpano y haciéndolo moverse o vibrar.

Oído Medio

Las vibraciones del tímpano hacen vibrar los huesecillos del oído, lo que a su vez crea movimiento en el fluido del oído medio.

Oído Interno

El movimiento del fluido envía señales eléctricas por el nervio auditivo desde el oído interno hasta el cerebro. El cerebro interpreta estas señales eléctricas como sonido.

¿Cuáles son los tipos de pérdida de audición?

1. Pérdida Auditiva de Conducción.

Causada por un problema en el oído externo o en el oído medio que impide la transmisión normal del sonido al oído interno. Este tipo de pérdida auditiva se puede tratar frecuentemente con medicamentos o cirugía.

2. Pérdida Auditiva Neurosensorial

Causada con más frecuencia por un problema en el oído interno. Este tipo de pérdida auditiva suele ser permanente y no se puede reparar con medicamentos ni cirugía. Las causas de la pérdida auditiva neurosensorial incluyen factores genéticos, falta de oxígeno durante el parto e infecciones prenatales.

3. Pérdida Auditiva Mixta

Causada por una combinación de pérdida auditiva de conducción y pérdida auditiva neurosensorial en el mismo oído.

4. La Neuropatía Auditiva

(desincronización auditiva)

Ocurre cuando el oído interno funciona normalmente, pero el sonido no llega al nervio auditivo de manera apropiada.

El grado de pérdida de audición

Se refiere a la severidad de la pérdida auditiva. La tabla abajo se refiere a el sistema de clasificación de perdida más utilizado. Se mide en decibeles (dB HL).


Grado de Pérdida Auditiva
Normal

-10 a 15 dB

Ligero

16 a 25 dB

Leve

26 a 40 dB

Moderado

41 a 55 dB

Moderado a Severo

56 a 70 dB

Severa

71 a 90 dB

Profunda

91 dB+

La perdida auditiva en niños

Es importante entender que incluso la pérdida de audición “leve” es capaz de afectar las destrezas de habla y lenguaje del niño.

La prueba de audición

Los audiólogos utilizan diversas pruebas para ayudar a determinar el tipo y grado de pérdida de audición del niño. Con frecuencia, se recomendará el uso de audífonos.

Los audífonos y los implantes cocleares

La detección temprana de la pérdida de audición y el uso inmediato de audífonos o implantes cocleares son esenciales para el desarrollo del habla, el lenguaje y las destrezas de comunicación de los niños que tienen pérdida auditiva. De hecho, se ha demostrado años más tarde que los bebés cuya pérdida auditiva se identifica antes de los seis meses y que reciben un audífono o un implante coclear y servicios de rehabilitación poseen destrezas de lenguaje similares a las de los niños de la misma edad que tienen audición normal.

La perdida auditiva en adultos

¿Qué es la pérdida auditiva?

La persona sufre pérdida de audición con el paso de los años debido a los cambios que experimenta el sistema auditivo. La pérdida de audición progresa con lentitud, afecta típicamente ambos oídos y puede tener un efecto adverso en la capacidad del individuo de entender lo que se dice.

¿Qué sucede si se deja sin tratar la pérdida de audición?

Las personas que no se tratan la pérdida de audición tienden a sufrir depresión y ansiedad con más frecuencia que aquellas que usan aparatos auditivos o audífonos. Las personas de edad pueden, junto a un audiólogo capacitado, evaluar los beneficios del uso de audífonos y aprender a superar algunos de los efectos adversos que la pérdida de audición puede tener sobre la calidad de vida.

La prueba de audición

Los audiólogos utilizan diversas pruebas para ayudar a determinar el tipo y grado de pérdida de audición del niño. Con frecuencia, se recomendará el uso de audífonos.


¿Qué cosas puedo hacer si sufro de pérdida auditiva?

  • EVALUESE A TIEMPO; NO LO DEJE PASAR.
  • Aproveche la tecnología; los audífonos hoy día son programados por computadora para la pérdida auditiva especifica del paciente.
  • Acérquese a su interlocutor. No trate de escuchar a alguien desde otra habitación. Vaya a donde esté su interlocutor.
  • Tómese descansos de la actividad de escuchar. Podrá concentrarse mejor si está descansado.
  • Pídale a su interlocutor que hable más despacio si está hablando demasiado aprisa.
  • Pídale a su interlocutor que le dé la cara cuando estén conversando.
  • ¡No disimule! Infórmele a su interlocutor cuando tenga problemas para oír o entender.

¿Cómo puede ayudar a la familia?

La pérdida de audición afecta no sólo a la persona que sufre el impedimento, sino también con frecuencia a la familia. Existen varias cosas muy simples que los amigos y familiares pueden hacer para ayudar a la persona mayor a mantener una conversación normal.

• Hable con claridad y en tono de voz normal.

¿Qué es el Procesamiento Auditivo?

Es la capacidad que tiene el sistema auditivo de decodificar, analizar e interpretar información acústica compleja. En otras palabras, es lo que hacemos con lo que escuchamos.

¿Qué es el Desorden de Procesamiento Auditivo (DPA)?

El desorden de procesamiento auditivo (DPA) es un déficit en el procesamiento de información que es recibida a través del canal auditivo. Básicamente, el adulto con DPA escucha la información auditiva apropiadamente, no tiene un problema de audición. Este desorden funciona como cuando escuchamos un idioma extranjero: nuestros oídos escuchan perfectamente bien, pero nuestro cerebro no puede reconocer o procesar la información.


¿Cómo se diagnostica?

Para diagnosticar el DPA cuidadosamente y con precisión se realizan una serie de pruebas que requieren que el paciente escuche varias señales auditivas y responda.

El diagnostico de DPA comienza con el Audiólogo, quien evalúa las habilidades auditivas del paciente y usa pruebas especificas para identificar los desordenes del procesamiento auditivo.

También interviene el Patólogo del Habla-Lenguaje quien evalúa el uso del lenguaje receptivo (comprensión) y expresivo (producción).


El tratamiento del DPA se enfoca en tres áreas principales:

  • Modificar el ambiente acústico del paciente.
  • Enseñar destrezas de comprensión.
  • Remediar el déficit auditivo.

El proceso de las pruebas de Procesamiento Central Auditivo:

  • Previo a la aplicación de la prueba. Se deben descartar problemas periferales o lesiones en ele sistema nervioso central.
  • Enseñar destrezas de comprensión.
  • Se aplica una batería de pruebas para poder llegar a una impresión diagnostica.

Los niños que padecen de DPA

Para los adultos, los niños con DPA parecen “distraídos”, especialmente en lugares bulliciosos, “lentos” para entender o interpretar lo que se les dice, y tienen dificultad para seguir instrucciones verbales.

Características comunes de los niños con problemas de procesamiento auditivo (PDA)s.

  • Retraso académico
  • Problemas de lectura.
  • Presenta más dificultad en unas materias, que en otras.
  • Rezago en habla y lenguaje.
  • Lapso corto de atención.
  • No se comunica mucho.
  • Dificultad para escuchar cuando hay ruido.
  • Intolerancia a sonidos de alta intensidad.
  • Pedir con frecuencia que le repitan lo dicho.
  • Problemas siguiendo la conversación con más de una persona a la vez.
  • Se cansan mucho al final del día escolar.

¿Cómo se diagnostica?

Para diagnosticar el DPA cuidadosamente y con precisión se deben hacer una serie de pruebas que requieren que el niño escuche varias señales auditivas y responda vía repetición, o identificando las palabras que están distorsionadas acústicamente. Las pruebas de diagnostico no se recomiendan en niños menores de 7 años.

Los padres, las maestras o los proveedores de cuidado médico son los primeros llamados a identificar los síntomas relacionados al DPA. Apenas haya una sospecha de DPA, los padres o maestras deben referir al niño a un equipo apropiado de profesionales.

El diagnóstico de DPA comienza con el audiólogo, quien evalúa las habilidades auditivas del niño y usa pruebas específicas para identificar los desórdenes del procesamiento auditivo. También interviene el patólogo del habla y lenguaje quien evalúa el uso del lenguaje receptivo (comprensión) y expresivo (producción).


El tratamiento del DPA se enfoca en tres áreas principales:

  • Modificar el ambiente acústico y comunicativo del salón de clase.

  • Enseñar destrezas de comprensión.
  • Remediar el déficit auditivo.

Niños que cualifican para estudios de procesamiento auditivo:

  • Tener siete años en adelante
  • Poder comunicarse verbalmente.
  • Poder seguir instrucciones.
  • No tener impedimentos cognitivos.
  • Tener una prueba audiológica completa y una de ABR, que no tengan más de tres meses.
  • No estar cansado o enfermo.

El proceso de las pruebas de procesamiento central auditivo

  • Precio a la aplicación de la prueba.
  • Se deben descartar problemas periferiales o lesiones en el sistema nervioso central.
  • Se desarrollan instrumentos capaces de retar el sistema auditivo para que evite las deficiencias que tiene.
  • Se aplica una batería de pruebas para poder llegar a una impresión diagnostica.